-

En la partida de Aiguasals, en el término municipal de Falset, de una finca de diez hectáreas, con una orografía inclinada y un terreno pizarroso en las partes altas superiores, maduran las garnachas y de una viña vieja de los Guiamets se obtiene la cariñena de los Estones tintos del Montsant.

Los viñedos de Batea, situados entre los 350 i 500 metros de altitud, el clima mediterraneo y la su influencia continental, con un gran contraste entre las temperaturas diurnas y nocturnas, producen la garnacha blanca en un suelo arcilloso y calcárep (panal).

Una pluviometría que oscila entre los 300 y 400 milímetros cúbicos al año, la gran cantidad de horas de insolación, el cierzo y un garbí, viento de mar, que refresca en verano, ayudan a mantener una uva sana durante su maduración.